Doctor Emilio Villodres

El Dr. Emilio Villodres, pionero en España del Micro-Trasplante Capilar.

Doctor Villodres intervención

En este blog hablamos sobre la historia y la trayectoria del Doctor Emilio Villodres mediante artículos, entrevistas y casos de éxito en el ámbito de la cirugía capilar.

El Dr. E. Villodres Ramos es un experimentado dermatólogo, cirujano capilar de unidades foliculares y Director Médico de Villodres Trasplante Capilar en Barcelona. Ha colaborado en la formación de numerosos cirujanos capilares siendo ponente de numerosos simposiums, cursos, pósters y presentaciones de cirugía capilar ayudando en el conocimiento e introducción del micro-injerto en España.

Aprovechamos esta entrada para destacar algunos de los artículos publicados:

  • Trasplante de cejasEl trasplante de cejas es una de las especialidades más experimentadas por el Doctor Villodres. En este artículo describe el procedimiento complejo de las técnicas de trasplante aplicadas a las cejas.

Tanto el Doctor Emilio Villodres como su equipo, gozan de una larga experiencia, algunos de ellos con más de 20 años trabajando juntos casi el inicio de los transplantes de cabello.

Si te han parecido interesantes estos artículos y deseas conocer más sobre la trayectória del Doctor Villodres, puedes seguir estos y otros artículos que publicaremos acerca del transplante capilar, y las técnicas para la alopecia femenina y masculina.

Foliculitis: qué es y cómo tratarla

Foliculitis: qué es y cómo tratarla

Qué es la foliculitis

La foliculitis es la inflamación del folículo piloso cuando se daña o bloquea. Se trata de una afectación muy común que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo como la barba, las piernas o la cabeza. Los factores que la pueden provocar son diversos, entre ellos el afeitado, el uso de piscinas o jacuzzis con mal control del pH, entre otros.

¿Qué tipos de foliculitis existen?

Existen dos grandes tipos de foliculitis: la foliculitis superficial y la profunda. A su vez, estas dos, contienen varios subtipos de características distintas. A continuación explicamos en qué consisten:

Foliculitis superficial: se trata de un tipo de foliculitis en la que, como su nombre bien indica, afecta a la parte superior del folículo. Los subtipos que existen son:
·Bacteriana: Los estafilococos que habitan la piel, ingresan a través de alguna herida, lo que produce bultos blancos llenos de pus.
·Del Jacuzzi: Bultos rojos que generan molestia y picazón. Se producen por introducirse en piscinas en las que el pH no está debidamente controlado.
·Vello enquistado: Puede producirse en cualquier parte del cuerpo, pero es común en zonas afeitadas constantemente.
·Por Pityrosporum: también es conocida como foliculitis por Malassezia y es producida por candidosis. Comúnmente se presenta en forma de pústulas rojas en zonas como la espalda o el pecho.

Foliculitis profunda: en este caso, la foliculitis sí afecta a la parte interna del folículo, pudiendo afectar a todo el folículo capilar. Los subtipos que existen son:
·Eosinofílica: Se presentan en la cara y la parte superior del cuerpo. Es muy común en personas que tengan VIH/sida.
·Forúnculos: Bultos rojos dolorosos que aparecen debido a una infección por estafilococo.
·Sicosis de la barba: Se presenta en la zona de la barba por el afeitado.
·Gramnegativa: Puede producirse debido a un tratamiento prolongado contra el acné.

¿Cómo tratar la foliculitis?

Existen tratamientos específicos para cada tipo de foliculitis que se padezca. Estos pueden ser:

Antibióticos en crema: El médico puede recetar una crema para la zona afectada.

Antibióticos orales: Es poco común que se receten antibióticos orales, pero depende de la gravedad de la infección.

Antifúngicos: En caso de que la inflamación se deba a hongos, puede recetarse medicamentos orales, en crema o en gel.

Antinflamatorios: En muchos casos se receta un medicamento que ayude con la inflamación.
Existen otros tratamientos como cirugías menores y tratamiento con láser. Es recomendable cuidar la piel para prevenir las inflamaciones cambiando ciertos hábitos de depilación y el acceso a lugares que puedan generar infecciones.

No obstante, los tratamientos siempre deben ser recetados y supervisados por un profesional. Para más información sobre soluciones a problemas capilares no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web.

Cuidados después de un injerto capilar

Si eres una de las muchas personas que tienen en mente realizarse un injerto capilar, es habitual que te surjan muchas preguntas sobre los cuidados que se deben tener en el postoperatorio. ¿Podré hacer una vida normal después del implante?, ¿va a merecer la pena?, ¿cuánto tiempo va a tardar en crecerme el pelo?, y sobre todo, ¿tengo qué tener algún cuidado especial?

Injerto capilar, ¿qué es?

Se trata de una técnica que aunque es muy laboriosa y debe realizarla un profesional experto, es una cirugía ambulatoria menor que se lleva a cabo con anestesia local. Por este motivo, no se necesita hospitalización y se puede volver el mismo día a casa.

La importancia de los cuidados injerto capilar

El éxito de un injerto capilar va a depender mucho de sus cuidados posteriores. Es más, si no se realizan los procedimientos adecuados, el implante puede fallar por mucho que la cirugía haya salido perfecta. De ahí la importancia de seguir al pie de la letra las instrucciones y recomendaciones de los profesionales.

Por ejemplo, algo que se recomienda hacer siempre en el momento en que se retira el vendaje, es aplicar frío local sobre la cara y el cuello, ya que es normal que aparezca un edema en esta zona. Por otro lado, es habitual que aparezca picor en las primeras semanas en el área donante. En las semanas posteriores, también es común que se sienta en la zona receptora. Para evitarlo, lo mejor es aplicar alguna pomada antes de acostarse que, sin duda, te recomendará tu médico.

Un cuidado clave después de un injerto capilar es lavarse la cabeza un par de veces cada día a partir del segundo después de la intervención. Para ello habrá que utilizar un jabón específico que se aplicará en la zona donante y receptora a través de movimientos circulares y suaves. Después se aclara y se seca con un secador de pelo durante cuatro minutos aproximadamente. Jamás se deben usar toallas, puesto que sus fibras podrían llegar a desprender los folículos que se han implantado.

A los cuatro días después del implante, casi seguro que aparecerán costras. Aunque significa que todo está evolucionando de manera correcta, estéticamente pueden ser molestas. Por eso, es importante seguir con las rutinas de lavado hasta que se caigan por sí solas. Nunca se deben arrancar y en unos doce días habrán desaparecido.

En lo que se refiere al descanso, va a ser necesario hacer un reposo relativo durante un día y dormir colocando la cabeza en alto. Cabe recordar también, que durante los 15 días posteriores al injerto capilar, no se recomienda hacer deporte de ningún tipo.

Para finalizar, a partir del mes y medio aproximadamente, se comienzan unas sesiones en la clínica con vitaminas capilares. ¡Y no olvides que cada fase requiere unos cuidados concretos y que debes seguir todos si quieres lucir un pelo estupendo!

Para más información sobre soluciones a problemas capilares viene no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web.

¿Cuál es la época del año más recomendable para realizarse un injerto?

¿Cuál es la época del año más recomendable para realizarse un injerto?

Un injerto capilar es una posible solución frente a la pérdida abundante de cabello. El profesional atiende de forma personalizada al paciente. Por ello, antes de iniciar el proceso, elabora su historia clínica. El especialista realiza diferentes preguntas para tener una visión general del paciente. Un injerto capilar es un tipo de cirugía que requiere de una preparación previa.

Existe una duda que surge de forma habitual en la consulta del experto. Los pacientes se preguntan en qué época del año conviene concretar el proceso. Desde un punto de vista general, es un tratamiento que puede llevarse a cabo en cualquier periodo del calendario. Es decir, el paciente busca el momento oportuno en su agenda. Para ello, debe analizar sus circunstancias, ocupaciones y tiempo libre. Cualquier periodo del año es positivo siempre que el paciente se comprometa con su propio autocuidado. Conviene señalar que, aunque se trata de una cirugía poco invasiva, hay que poner una atención especial en las indicaciones del postoperatorio.

Por ello, los profesionales del sector recomiendan que, siempre que sea posible, el paciente inicie el tratamiento durante el invierno. Durante ese periodo, pese a las bajas temperaturas, se aconseja que la persona no cubra su cabeza con gorros o sombreros durante los días posteriores a la intervención.

¿Por qué es recomendable que el paciente inicie el proceso durante la época más fría del año? El motivo principal está relacionado con el estilo de vida adoptado durante este periodo. A diferencia del verano, el paciente suele tener una rutina más previsible. En la época estival, por el contrario, se realizan más actividades al aire libre y la agenda social es más intensa. Es por este motivo que el invierno crea el contexto propicio para que el paciente se concentre en el proceso que ha comenzado.

Por otra parte, existe otro periodo del año que supone un tiempo de transición entre las estaciones previamente descritas. La primavera se caracteriza por sus largos días y temperaturas más suaves. Pues bien, el tratamiento también puede enmarcarse en este contexto.

Por tanto, la elección de un momento específico del año no determina los resultados obtenidos a modo de causa y efecto. Sin embargo, sí influye de forma significativa durante el proceso. En ese caso, lo verdaderamente importante es que el paciente, contando con el asesoramiento del experto, concrete la fecha para injerto capilar en aquel periodo que se adapta a su agenda personal.

Para más información sobre soluciones a problemas capilares no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web.

Maneras de combatir la caída de pelo por estrés

Maneras de combatir la caída de pelo por estrés

Actualmente, la caída de pelo (o también llamada efluvio telógeno), es un hecho habitual entre la población. Uno de los principales factores que más ha influido en ello ha sido el estrés. Según el Dr. Bessam Farjo, cirujano en Farjo Hair Institute, el estrés es la segunda causa más importante de pérdida de cabello, después de la genética. Y es que el cuero cabelludo es muy sensible al estrés.

Para diferenciar la caída de pelo por estrés de la genética, debemos fijarnos en la manera en la que se produce. En la caída provocada por estrés, el pelo cae de toda la cabeza y se puede palpar el cuero cabelludo con más facilidad, pero no se ven claridades. Sin embargo, en la caída por genética se pueden observar zonas más claras, sobre todo en la parte de arriba de la cabeza.

Durante el último año ha habido un aumento notable de casos de caída de pelo por estrés, independientemente de la edad o el género. Los periodos de estrés pueden afectar hasta 6 meses después a la caída del cabello, pero suele ser algo temporal y vuelve a crecer a los 3 o 4 meses. No obstante, existen diferentes maneras de combatirla, y algunas de estas son las siguientes:

Uso de mascarillas naturales:

Aplicarte mascarillas caseras hechas con productos naturales en el cabello durante unos minutos una vez a la semana, te ayudará a combatir la caída de cabello por estrés. Puedes elaborarlas con aguacate, aceite de coco, agua de rosas, etc.

Vitaminas:

Está demostrado que la ingesta de vitamina A, E y C ayudan a fortalecer el cabello y ayudan contra la caída del pelo. Además, lo hidratan y mejoran su elasticidad, a la vez que mejoran su aspecto y su brillo natural.

Meditación:

Dedicar unos minutos al día a la meditación, relajación y respiración ayuda a calmar el estrés, y por lo tanto, a frenar la caída del cabello. Los mejores momentos para ello suelen ser a primera o a última hora del día. Es una técnica muy recomendable y beneficiosa también para tu mente.

Estimular el cuero cabelludo:

El cuero cabelludo es una zona muy sensible. Para mejorar su flujo sanguíneo y a la vez estimular a los folículos pilosos, hay que masajearlo. De esta manera el pelo crecerá más sano y fuerte.

Alimentación adecuada:

Sobra decir que llevar una alimentación equilibrada ayuda a mantener tu mente y cuerpo sanos y, por lo tanto, afecta a tu salud capilar. Si es cierto que existen algunos alimentos que ayudan a la producción de colágeno, como las verduras y frutas rojas (tomate, fresas, cerezas…), los productos ricos en azufre (nueces, apio, aceitunas…), la leche de soja o la yema de huevo.

Tratamientos:

También existen diferentes tratamientos para remediar la caída de pelo por estrés. Uno de ellos es el tratamiento de plasma rico en plaquetas. Este consiste en separar las plaquetas del plasma de una muestra de sangre del paciente. Después, se inyectan en el cuero cabelludo para lograr impulsar el crecimiento. Otro tratamiento son las terapias de luz de baja intensidad. Lo que hacen es exponer el cabello a luz en una frecuencia baja para que logre penetrar en la piel y así estimular a las células para que produzcan más queratina.

Para más información sobre cómo combatir la caída del pelo por estrés, no dudes en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web; https://villodres.org/.

LOS PREJUICIOS DE LA CAÍDA DEL CABELLO

Es fundamental tener en cuenta que la caída del cabello puede causar importantes problemas emocionales y psicológicos si se produce con frecuencia. Además de cómo nos vemos a nosotros mismos, hay una serie de nociones preconcebidas y prejuicios sobre la caída del cabello que no ayudan.
¿Cómo podemos distinguir la realidad de la ficción cuando se trata de la caída del cabello? En este artículo te ayudamos a diferenciar lo verdadero de lo falso.

-La caída del cabello se produce por envejecimiento capilar.

Esto es completamente falso.
La calvicie, uno de los dos tipos más comunes de alopecia androgénica, no está relacionada con el envejecimiento. Puede aparecer a cualquier edad, sobre todo, en algunos pacientes masculinos.

El cabello se cae por una cuestión de herencia.

De nuevo estamos ante un prejuicio falso.
Si bien es cierto que la caída del cabello puede tener un componente genético, hay muchos otros factores que debemos tener en cuenta cuando hablamos de alopecia.
Existen tipos de caída del cabello que nada tienen que ver con la herencia, como son el efluvio telógeno agudo o la caída ocasional.

A las mujeres se les cae el pelo después de dar a luz.

Aquí estamos ante una afirmación verdadera.
Lo cierto es que tras el parto, el efluvio telógeno puede producirse como resultado de los cambios hormonales. Además, hasta el 50% de las mujeres experimentan una caída ocasional del cabello inmediatamente después del parto.

El estrés provoca la caída del cabello.

De nuevo estamos ante una afirmación verdadera.
En las personas que sufren de estrés más o menos intenso, se puede crear un entorno pro-oxidativo y pro-inflamatorio en el folículo piloso, lo que da lugar a una caída difusa del cabello.

Existe una dieta anticaída.

Esto no es del todo cierto.
La realidad es que no hay una dieta específica para evitar la caída del cabello, aunque, evidentemente, una dieta limpia, sana, equilibrada y rica en aminoácidos de azufre (cisteína y metionina), vitaminas de los grupos B, C y E, zinc y hierro, puede ser beneficiosa para el crecimiento del cabello.

Principales signos que muestran alopecia

Principales signos que muestran alopecia

De manera habitual, todos los seres humanos perdemos de 50 a 150 cabellos diariamente. Cuando esta cifra es superior, podríamos estar hablando de un problema de alopecia. Normalmente, esta se asocia únicamente a la zona del cuero cabelludo, pero realmente puede afectar en todas las zonas del cuerpo en las que exista pelo: pestañas, axilas, barba, etc. Aunque suele afectar más a los hombres, también ocurre en mujeres. Además, puede ser temporal o permanente, dependiendo de las causas que la provoquen.

Tipos de alopecia

Hay diferentes tipos de alopecia, dependiendo del motivo concreto que la cause. Algunos de estos tipos son:

-Alopecia androgénica: Este tipo de alopecia es la más habitual entre la población masculina y es hereditaria. Es causado por la disminución de la actividad del folículo piloso, lo que provoca que el cabello se vaya debilitando cada vez más hasta que termina por desaparecer.

-Alopecia difusa: Los cambios hormonales derivados del embarazo, menopausia o problemas en las tiroides, por ejemplo, pueden derivar a la pérdida de cabello. Las afecciones médicas y el consumo de fármacos también pueden afectar.

-Alopecia areata: En este caso, los nervios o la ansiedad son los que provocan la pérdida de cabello.

-Alopecia traumática: Este tipo viene generado por el hecho de llevar peinados muy tirantes, desencadenado así en una pérdida de cabello por tracción. El uso de tratamientos agresivos para el cabello en los que se hace uso de productos químicos dañinos para el cuero cabelludo, también puede provocar una lesión en este y que por lo tanto, se caiga el cabello.

Además, los hábitos de vida y la alimentación están directamente relacionados con la salud capilar, por lo que si fumas y no cuidas tu alimentación, tienes más probabilidades de sufrir alopecia.

Síntomas de alopecia

Existen diferentes signos o síntomas que indican alopecia en el cuerpo cabelludo. A continuación exponemos algunos de ellos:

-Pérdida gradual de cabello: Se trata del síntoma más evidente, aunque es necesario perder un alto porcentaje de masa capilar para que puedas notar la alopecia. En el caso de los hombres, van perdiendo cabello desde la línea de la frente hacia atrás, o en la zona de la coronilla. En cambio, a las mujeres les afecta de manera diferente; van sufriendo un estrechamiento del cabello en sí, de manera que se debilita y acaba cayendo sobre todo de la parte superior de la cabeza.

Otros síntomas que también pueden alertar, son el encontrar gran cantidad de cabellos en almohada, peine o toallas, un exceso de caspa o grasa capilar, molestias y/o picores en el cuero cabelludo, calvicie en barba o cejas, pérdida de cabello a una edad temprana,etc.

Si necesitas que te hagamos un estudio para poder obtener un diagnóstico, no dudes en ponerte en contacto con nosotros nuestra web.

Ceras y gominas ¿son realmente perjudiciales para el cabello?

Ceras y gominas ¿son realmente perjudiciales para el cabello?

Tanto la cera como la gomina son los aliados perfectos a la hora de domar un cabello rebelde o de realizar un peinado para mantener la forma deseada.Y es que últimamente a vuelto a ser tendencia. En el artículo de hoy explicaremos sus pros y sus contras para hacer un uso adecuado de ellas.

Las diferentes marcas de ceras y gominas aseguran que aportan hidratación y brillo al cabello. Además, según expertos en salud capilar, estas no son las culpables de la caída del cabello directamente, ya que no tienen la capacidad de penetrar en el cuero cabelludo, pero, ¿es realmente cierta toda esta información?

Diferencias entre las ceras y la gomina

Es cierto que existen diferencias entre el uso de gomina y el uso de cera, ya que cada una está compuesta por productos diferentes.

En el caso de la gomina, está compuesta mayoritariamente por alcohol y polímeros de acrilato, por lo que su uso continuado puede desencadenar en problemas en nuestra salud capilar. Algunos de estos son:

Deshidratación: como es bien sabido, el alcohol deshidrata. Por lo tanto, hace que el pelo pierda humedad y este se reseque. Esto provoca también que el cuero cabelludo esté más seco y el cabello se debilite.

Aparición de caspa: a raíz de la desnutrición del cuero cabelludo, aparece caspa acompañada de picores, irritación, etc. El hecho de que la gomina tapone los folículos pilosos también hace que el sebo no pueda expulsarse y puede provocar una inflamación del cuero cabelludo o dermatitis seborreica.

Caída de cabello: debido a que el pelo se debilita, este se rompe con más facilidad y se vuelve más propenso a la caída.

Otros efectos negativos del uso continuado de gomina son la decoloración del cabello, la apertura de puntas, etc. Además, una mala aplicación de la gomina puede dar lugar a una imagen negativa del cabello con aspecto sucio y sin brillo.

Consejos para cuidar el cabello

Para evitar maltratar el cabello y sufrir todos estos inconvenientes, existen una serie de consejos: usar gominas sin alcohol, hacer un uso de ella no frecuente y aplicar poco producto, lavar bien el pelo con jabón después de cada aplicación, no exponerse al sol, evitar no hacer deporte ya que obstruye los folículos pilosos y no permite la transpiración, etc. Además, la aplicación de mascarilla ayuda a mantener hidratado el cabello y contrarrestar los efectos de la gomina.

Se aconseja aplicar con el cabello húmedo, ya que de lo contrario puede no quedar bien extendida. Otro inconveniente es que no da opción de cambio de peinado, una vez aplicado, si deseas otro acabado, deberías lavar el pelo para poder modificarlo. El acabado que ofrece es brillante, con efecto húmedo, y con una fijación extrema.

En el caso de la cera, suele estar compuesta por ingredientes naturales, por lo que es más beneficiosa para el cabello. Su ingrediente principal es la glicerina, además de otros ingredientes con propiedades humectantes y antioxidantes. Se trata de un producto apto para todo tipo de cabellos ya que no provoca problemas capilares.

Su aplicación debe ser en cabello seco, ya que sobre cabello húmedo el resultado final no sería el deseado y costaría más retirarla. Ofrece un resultado brillante, suave y con movimiento, gracias a sus propiedades nutritivas. Además, es muy fácil de retirar ya que se elimina con un poco de agua y cepillado de cabello. En definitiva, el uso de ceras es mucho más saludable para tu cabello que el uso de gominas.

Para más información sobre soluciones a problemas capilares viene no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web.

Tipos de implantes capilares

Tipos de implantes capilares

Como ya sabemos, mucha gente recurre a hacerse un microinjerto y esto supone realizarse una intervención quirúrgica que puede ser una solución más avanzada para la correcta recuperación del cabello. Uno de los principales procesos consiste en recuperar el pelo perdido a través de un trasplante de otra zona del cuerpo de la propia persona , que se efectúa en tan solo unas horas, sin hospitalización y con anestesia local. Por ello hay distintas metodologías para proceder a esta operación, según el tipo de implante capilar, se realizan de diferente manera, aquí te explicamos los tipos y características de las que constan cada uno.

FUE, o Extracción de unidades foliculares

Esta técnica es una de las más avanzadas en cuanto a microinjertos se trata, la cual consiste en extraer folículos uno a uno o en pequeños grupos de 1 a 4, de una de las zonas pobladas del paciente, e insertarlos en la zona en que se padece la alopecia.
“Este tipo de cirugía es mínimamente invasiva, ya que se extraen estas unidades foliculares una a una de la zona donante del paciente, para posteriormente trasplantarlas, también de forma individual, a la zona receptora”.

Dependiendo de la alopecia que tenga el paciente, la zona repoblada necesitará una o varias sesiones, ya que en cada sesión se trasplantan unas 3.500 unidades folículares. Por eso se necesita que haya zonas ampliamente pobladas.

Este tipo de tratamiento no es apto para gente con calvicie total sino para alopecias con entradas o zonas medianas, cicatrices, cejas, barbas, etc.

Para realizar este tipo de implantes se requerirá anestesia local para evitar el dolor de las microincisiones y la intervención durará entre cuatro y ocho horas, dependiendo de la zona que se quiera cubrir y su tamaño.

En referencia a las ventajas y desventajas de esta técnica, encontramos:

Una rápida recuperación, que permite al paciente hacer vida normal una vez terminada la operación. Lo único es que requerirá de un tratamiento preventivo con antibióticos y analgésicos, en caso de que exista dolor permanente.

No deja cicatrices evidentes, o son casi imperceptibles.

No existe pérdida de sensibilidad los meses siguientes.

No es la mejor técnica para calvicies grandes o totales.

Es un proceso eficaz.

FUT o FUSS: Extracción de unidades foliculares con tira

Esta técnica, es más agresiva que la FUE, ya que consiste en extraer una tira de cuero cabelludo del paciente mediante corte quirúrgico para posteriormente, extraer mediante corte, las unidades foliculares de la tira. Esta tira suele medir entre unos 15 y 20 centímetros y los pequeños fragmentos o microunidades foliculares contienen entre 1 y 4 pelos.

Posteriormente, estas unidades foliculares serán implantadas en las áreas alopécicas.
Para este tipo de intervención se requiere anestesia local también.

Por otro lado, esta operación dejará una cicatriz más o menos evidente en la región occipital que se podrá ir disimulando con el crecimiento progresivo del pelo del paciente; este proceso en total puede durar unas 4 horas, y después de la intervención, el paciente deberá volver al cabo de dos semanas para quitarse los puntos.

Esta técnica está indicada sobre todo para gente con caso de alopecia de grandes extensiones y en algunos casos puede complementarse con alguna sesión de FUE ( Extracción de unidades foliculares).
En cada sesión se insertan unos 3.000 unidades foliculares, y se podrían requerir varias sesiones para lograr el efecto deseado en el paciente.

Debido a estos inconvenientes, se realiza mucho menos que el trasplante capilar con técnica FUE. Respecto a eso, sus ventajas y desventajas de esta técnica son:

Se obtiene un número elevado de injertos en una sola sesión.

Coste menor.

Se evitan muchas cicatrices.

Es apto para la mayoría de personas, aunque tengan grandes alopecias.

El postoperatorio es un poco más largo y molesto. Se prescribe utilizar antibióticos por mera precaución y analgesicos en caso de que sea necesario.

Puede producir falta de sensibilidad en la zona tratada, sensación que pasados unos meses desaparece.

En cuanto a efectividad se refiere, no hay una técnica mejor que otra. Lo único que varía es la forma de extracción de las unidades foliculares de la zona del donante, pero el resultado puede ser el mismo con ambas técnicas dependiendo de la experiencia que tenga el cirujano capilar.
En ambas técnicas, el cabello injertado se va cayendo poco tiempo después y da paso al crecimiento de pelo nuevo, por lo que el resultado definitivo se va pasados unos meses.
También es recomendable para los pacientes que se hayan realizado el injerto, tomen algunas precauciones, como evitar el sol o no bañarse en playas y piscinas durante unos días después de la operación.

Si quieres seguir informándote sobre nuestras técnicas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Por qué se produce la caspa

¿Por qué se produce la caspa?

Para familiarizarnos con este problema relacionado con el cuero cabelludo, la caspa es un síntoma de la descamación que hace provocar pequeños restos de piel seca de color blanquecino se desprendan. En consecuencia a eso, suelen quedar trozos dispersos entre los cabellos o caer sobre los hombros o la ropa.

Este tipo de partes blanquecinas son escamas visibles, este problema capilar puede causar inquietud o vergüenza a quien la padece, a pesar de que es un síntoma muy común. Se suele controlar con el mero uso de champús especiales para la caspa, aunque a veces suele ser difícil de tratar, según el tipo de caspa que tenga el usuario, puede estar acompañada de cierto picor y aspecto aceitoso del piel, pero sin signos clínicos de inflamación en el cuero cabelludo, algo que es más característico de la dermatitis seborreica.

¿Cuándo se producen estos problemas capilares?

La caspa como tal, suele manifestarse tras la pubertad, porque durante este periodo las concentraciones de hormonas son mayores, a consecuencia de ello el organismo produce más grasa. Por ese motivo, es extraño que la caspa esté presente en niños y ancianos, aunque sí es frecuente en la edad adulta. Si hablamos de género, este problema capilar, suele ser más común en los hombres que en las mujeres.

Respecto a porqué se produce la caspa, no se conoce la verdadera causa de la aparición de la caspa, aunque sí se han observado algunos mecanismos que pueden actuar como desencadenantes y que mencionamos a continuación.

Normalmente, la epidermis del cuero cabelludo se renueva como otras partes de nuestro cuerpo. Sin embargo, este proceso puede acelerarse en algunas personas y puede aparecer la caspa.
No está claro qué es lo que hace que la caspa empeore en determinados momentos del año, por ejemplo, cuando uno se siente estresado o en la época más fría del año. Sin embargo, parece que mejora en verano.

Otro desencadenante con mucha relevancia ,puede estar relacionado con la sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello (dermatitis de contacto) y otros problemas como la psoriasis y el eczema de la piel, apareciendo como un síntoma de otras enfermedades subyacentes.

¿Cómo prevenir la caspa?

Hoy en día, hay muchos tratamientos que pueden prevenir y combatir eficazmente la caspa. El primer paso es lavarse el pelo con un champú que evite la grasa y la acumulación de células muertas en el cuero cabelludo. Puede ser necesario probar diferentes champús antes de encontrar el que mejor se adapte a la persona.

Para los casos persistentes de caspa, un champú suave puede no ser suficiente. Los champús específicos con diferentes ingredientes activos también pueden ayudar a combatirla y corregir sus diversas causas.

Si el champú no soluciona el problema, hay que consultar a un dermatólogo. Del mismo modo, si alguno de los productos produce escozor, enrojecimiento o urticaria (bultos que pican), es recomendable suspender su uso y buscar atención médica.

Para más información dude en ponerse en contacto con nosotros, le sugerimos un tratamiento adecuado para reducir la caspa de su cuero cabelludo.

¿Existen champús contra la caída del cabello?

¿Existen champús contra la caída del cabello?

En el mercado dermatológico se pueden encontrar innumerables productos, como champús, lociones y aceites, y que afirman ser eficaces contra la caída del cabello, pero ¿qué tan cierta es esa afirmación?

Cuando se empieza a producir la pérdida capilar, antes de comprar un producto, lo primero que hay que identificar es el porqué, ya que existen más de 100 tipos diferentes de alopecia. Las causas más comunes de la caída de pelo (la alopecia androgénica y el efluvio telógeno), son los procesos en los que se ve afectada la raíz folicular. Esto es por el mero hecho de que dicha raíz es una estructura del folículo que se encuentra a 3 – 4 milímetros por debajo de la piel del cuero cabelludo.

Respecto a si es perjudicial utilizar cualquier cosmético (champú, laca, tinte, gomina) lo cierto es que no penetra lo suficiente hasta la propia raíz folicular como para ejercer ese efecto; ante este tipo de signos, lo más recomendable antes de utilizar un champú anticaída o cualquier otro tratamiento, sería acudir a un dermatólogo para que valore el problema del paciente y con ello le pueda aconsejar el mejor tratamiento.

Por eso, es importante que un especialista valore el motivo de la caída capilar. Aunque un champú anticaída, de primeras, puede no servir para frenar la alopecia, como complemento a la utilización de otros tratamientos orales o tópicos, sí puede ser útil.

Lo más efectivo para tratar la caída del pelo son los tratamientos orales, que podemos acompañar de los champús anticaída. Para que esto sea lo más efectivo posible conviene exfoliar el cuero cabelludo y dejar actuar el champú entre 2 – 3 minutos.
La mayoría de los champús anticaída pueden secar el pelo o ser más agresivos sobre el cuero cabelludo, por eso se suele recomendar alternar con champús más neutros y delicados.

Los principales problemas residen en que “el champú” como tal, es un producto que está poco en contacto con el pelo y menos con el cuero cabelludo. Esto resulta más complicado de lo que parece, ya que es muy difícil que los principios activos estimuladores penetren y lleguen directamente al folículo, con lo cual la efectividad está muy discutida.

Los champús pueden mejorar la cosmética y la calidad del folículo, pero no les podemos pedir que hagan que el pelo vuelva a crecer. Con lo que sí se puede reforzar el cabello es con los suplementos, y utilizar productos que mejoren la densidad y la salud del propio pelo.

Para más información sobre qué proceso, es el que más le conviene no dude en ponerse en contacto con nosotros.