Archivos mensuales: octubre 2016

La dieta capilar en la caída del cabello

doctor villodres dieta capilar

La caída de cabello se define como alopecia, afecta a ambos sexos, pero comúnmente a los hombres, incluso, desde muy temprana edad. Conoce como un tratamiento especializado de proteínas y nutrientes frena la perdida de cabello y le da vitalidad en solo semanas

La caída del cabello es un problema que afecta especialmente a los hombres. Más de un 50% de la población masculina comienza a perder el cabello a partir de los 21 años, consecuencia de alopecia androgenética. Esta calvicie común, también puede verse en la mujeres debido a la falta de algunas hormonas y en los hombres por aumentarlas.

Una buena alimentación puede ayudar a frenar esta caída del cabello gracias a la ingesta de nutrientes y proteínas esenciales que podrán devolverle la fuerza a los folículos de la dermis. De esta forma no solo se puede traer de vuelta el cabello perdido, sino además revitalizar y fortalecer las células que componen el cabello.

Síntomas de una baja salud capilar

Hay factores que se muestran como indicativo de la perdida (alopecia). Estos pueden ser: fácil desprendimiento, sequedad y fragilidad en el cabello, combinado con un exceso de grasa o caspa en el cuero cabelludo. Esto puede notarse más en las almohadas con la cantidad de cabello que puedes encontrar o la acumulación de pelo en el peine . Es importante mantener los niveles de nutrientes y vitaminas que tus folículos necesitan a través de una correcta dieta.

3 razones para empezar una dieta capilar

• Es una manera rápida y eficaz de brindarle nutrientes a los folículos: la falta de nutrientes como: pantenol, minerales, vitaminas, ácidos nucleicos, aminoácidos y coenzimas causan envejecimiento prematuro del cabello. Frenarás esa carencia de nutrientes en los folículos para activar el fortalecimiento desde el primer día.
• Aumenta la circulación sanguínea en el cuero cabelludo: los nutrientes activan esas zonas donde se hacia carente la circulación. Esto favorece la activación de las raíces del cabello y evita la resequedad del cuero cabelludo.
• Equilibra los niveles hormonales: una de las principales causas de la perdida del cabello es el aumento o el déficit de algunas hormonas. En el caso de los andrógenos (hormona masculina) si su nivel es alto desproporciona la estructura vital del cabello lozano, haciéndolo frágil. En el caso de los estrógenos (hormona femenina) se debe mantener un nivel adecuado para evitar la caída, causada por tratamientos de belleza perjudiciales.

Cómo se produce la alopecia androgénica

doctor Villodres alopecia androgenica

También se la denomina alopecia androgenética o calvicie común y afecta tanto a hombres como a mujeres, pero con diversas intensidades. No obstante, es en el género masculino, por contar con más hormonas andrógenas (como la testosterona), donde más casos de calvicie se producen, afectando a un 70% de la población. Tanto, que se considera un hecho fisiológico común, especialmente con el paso de los años.

Origen de la alopecia androgénica
Este tipo de trastornos en el cuero cabelludo tiene un origen genético relacionado con el aumento de la hormona de la testosterona, presente en hombres y mujeres. Esta malfunción viene producida por el metabolito dihidrotestosterona o DTH, el cual provoca un deterioro sobre el folículo piloso que acaba atrofiándolo hasta hacerlo desaparecer, y como consecuencia, la propia caída del cabello.

Síntomas y evolución de la alopecia androgénica
En los hombres propensos a este tipo de caída de cabello, los primeros síntomas se producen tras la pubertad, alrededor de los 19 años y culmina, en su fase más severa, en la cuarentena. La caída en los hombres se localiza en las sienes y en la coronilla hasta, en muchos casos, hacer desaparecer el pelo en toda la parte superior de la cabeza.

En el caso femenino, en la mayoría de los casos, este tipo de caída se ve aumentada al comienzo de la menopausia, y la caída se produce de forma general y difusa por todo el cuero cabelludo.

Durante ese proceso, la DHT provoca la hipertrofia de la glándula sebácea del pelo haciendo cada vez más difícil que el riego sanguíneo llegue al folículo y, por lo tanto, los nutrientes necesarios para que el cabello crezca fuerte. Además, es común que se produzca una alteración en la secreción de grasa provocando dermatitis seborreica con síntomas como picor y la aparición de caspa, lo que aumenta la degradación del folículo e impide la asimilación de nutrientes acelerando la caída.

Todas las personas (hombres y mujeres) que sufren de caída androgénica padecen más o menos los mismos síntomas. En un primer momento, el pelo pierde grosor y tamaño (miniaturización) en las zonas de la coronilla y sienes en el caso de los hombres, o de forma difusa en el caso de las mujeres. Dependiendo de la severidad de la alopecia, las zonas afectadas acaban perdiendo el cabello de forma definitiva.