Cómo se produce la alopecia androgénica

doctor Villodres alopecia androgenica

También se la denomina alopecia androgenética o calvicie común y afecta tanto a hombres como a mujeres, pero con diversas intensidades. No obstante, es en el género masculino, por contar con más hormonas andrógenas (como la testosterona), donde más casos de calvicie se producen, afectando a un 70% de la población. Tanto, que se considera un hecho fisiológico común, especialmente con el paso de los años.

Origen de la alopecia androgénica
Este tipo de trastornos en el cuero cabelludo tiene un origen genético relacionado con el aumento de la hormona de la testosterona, presente en hombres y mujeres. Esta malfunción viene producida por el metabolito dihidrotestosterona o DTH, el cual provoca un deterioro sobre el folículo piloso que acaba atrofiándolo hasta hacerlo desaparecer, y como consecuencia, la propia caída del cabello.

Síntomas y evolución de la alopecia androgénica
En los hombres propensos a este tipo de caída de cabello, los primeros síntomas se producen tras la pubertad, alrededor de los 19 años y culmina, en su fase más severa, en la cuarentena. La caída en los hombres se localiza en las sienes y en la coronilla hasta, en muchos casos, hacer desaparecer el pelo en toda la parte superior de la cabeza.

En el caso femenino, en la mayoría de los casos, este tipo de caída se ve aumentada al comienzo de la menopausia, y la caída se produce de forma general y difusa por todo el cuero cabelludo.

Durante ese proceso, la DHT provoca la hipertrofia de la glándula sebácea del pelo haciendo cada vez más difícil que el riego sanguíneo llegue al folículo y, por lo tanto, los nutrientes necesarios para que el cabello crezca fuerte. Además, es común que se produzca una alteración en la secreción de grasa provocando dermatitis seborreica con síntomas como picor y la aparición de caspa, lo que aumenta la degradación del folículo e impide la asimilación de nutrientes acelerando la caída.

Todas las personas (hombres y mujeres) que sufren de caída androgénica padecen más o menos los mismos síntomas. En un primer momento, el pelo pierde grosor y tamaño (miniaturización) en las zonas de la coronilla y sienes en el caso de los hombres, o de forma difusa en el caso de las mujeres. Dependiendo de la severidad de la alopecia, las zonas afectadas acaban perdiendo el cabello de forma definitiva.