Cómo peinarse después de un trasplante capilar

Young man is busy combing his hair.

Cuidados después de un trasplante capilar

La alopecia es un problema hereditario que azota a muchos hombres, en algunas ocasiones incluso poco después de superar la pubertad. Una de las soluciones más fiables y eficaces a este problema son los trasplantes de pelo. Pero al realizar una intervención de este tipo es necesario saber cuáles son los CUIDADOS DESPUÉS DE UN TRASPLANTE CAPILAR para no echar a perder los avances conseguidos.

Entre los cuidados del pelo injertado hay que tener en cuenta que el peinado y el cepillado pueden estar contraindicados durante una etapa posterior a la intervención. Las opiniones vertidas por los especialistas son variadas, existiendo doctores que sugieren no peinar durante la primera semana y otros que defienden la idea de no pasar el peine por la cabellara durante los dos meses siguientes al injerto.

En primer lugar hay que considerar que el pelo injertado es muy corto por lo que la necesidad de peinarlo pueda derivarse de una necesidad psicológica y no de una fisiológica. Durante la primera semana los injertos son susceptibles de no arraigar y por ello hay que tratarlos de la forma más gentil posible, evitando cualquier acción que los pueda arrancar. Incluso tener un sueño inquieto puede ser motivo de preocupación, ya que por las mañanas se pueden encontrar numerosos pelos caídos sobre la almohada. Algunos pacientes usan pastillas relajantes durante este primer periodo para evitar una segunda ronda de injertos.

Otros CUIDADOS DESPUÉS DE UN TRASPLANTE CAPILAR que hay que observar no atienden directamente al cabello, sino al bienestar general de la persona. Por ejemplo, durante los primeros días puede aparecer leve inflamación en el cuero cabelludo por lo que se recomienda no hacer esfuerzos extenuantes y reposar en condiciones de comodidad, sin frío, calor o humedad excesivos. Igualmente, conviene utilizar un champú infantil durante los primeros días para mantener el estrés sobre la zona al mínimo (estos jabones tienen una acidez más cercana a la de la piel y por tanto son más amables con la misma).

Otros cuidados del pelo injertado pueden incluir, pero no están limitados a: la utilización de cremas hidratantes para reducir el picor en la piel, elevar la cabeza durante el sueño empleando varias almohadas para ello si es necesario, evitar el uso de sombreros o prendas que cubran la cabeza durante los dos primeros días tras el injerto, no fumar durante la curación del cuero cabelludo.

Con estos consejos puedes garantizar que tu trasplante capilar rinda al máximo. Esperamos que os sirvan para tener una mejor recuperación.

Deja un comentario