Trasplante de cejas

¿Cómo se realiza un Trasplante de Cejas?

La caída de pelo en cejas es algo bastante habitual sobre todo a partir de los 45 años. Las continuas depilaciones o el simple paso de la edad hacen mella visible en nuestras cejas, que resultan imprescindibles para fijar la mirada. En ocasiones es una zona que pasa inadvertida, pero si no tenemos unas cejas los suficientemente pobladas nuestro rostro, y especialmente nuestros ojos, no lucirán igual.

La técnica del Trasplante de Cejas

Actualmente existe una técnica fantástica que te permitirá reducir visiblemente la caída de pelo en cejas. El trasplante de pelo en cejas se lleva a cabo mediante una técnica de extracción de unidades foliculares (FUE) que, asegura, entre otras cosas, el crecimiento natural del pelo de las cejas y la ausencia de cualquier marca o cicatriz derivadas del trasplante.

Para llevar a cabo esta técnica se emplea el mismo pelo del paciente, concretamente el que se encuentra en la parte más baja de la nuca, que posé unas características casi idénticas al del pelo de las cejas. Es un trabajo metículoso, casi de artesano, y en ningún momento se trasplantarán más de uno o dos pelos de forma simultanea, el trasplante de pelo en cejas requiere de habilidad y paciencia, pues deben colocarse siguiendo la pauta que marca cada pelo y los adyacentes.

En ocasiones, cuando la caída es muy visible o, directamente, queremos repoblar de forma frondosa nuestras cejas, habrá que crear un modelo previamente sobre las cejas, que podrá ser dibujado por un esteticista, para que el cirujano recreé de la forma más fidedigna posible el deseo del paciente.

Trasplante de cejas: un cirugía poco intrusiva

El trasplante de cejas requiere de entre unas 200 y 500 unidades de pelo para que el resultado sea visible. Por otra parte el trasplante de cejas es una cirugía menor, nada instrusiva, y que como mucho dejará inflamada la zona afectada durante unos días. Además, por si fuera poco, el trasplante se podría decir que es de por vida, ya que incluso es capaz de resistir el depilado. Por supuesto el movimiento del ojo no se verá afectado. Se procederá, como ha podido suponer, a una anestesia local para evitar las molestias obvias del procedimiento