historia trasplante capilar

Historia del trasplante capilar

El trasplante capilar es un procedimiento que ha evolucionado a lo largo de la historia. Hoy en día es un tratamiento que genera confianza y seguridad para realizarlo y muchas personas ya lo consideran como la vía más deseada para recuperar el cabello perdido.

La historia del trasplante capilar es muy larga y aunque no se conoce con precisión desde cuándo se comenzó a usar este procedimiento, los datos históricos documentados indican que fue en Alemania (1822) donde se realizó el primer trasplante exitoso. Después de este caso no se conoce otro hasta el siglo XX.

En Japón en el año 1939, durante la segunda guerra mundial, el Dr. Shoji Okuda realizó trasplantes capilares para solucionar problemas de quemaduras, su técnica consistía en cortar pequeñas partes del cuero cabelludo y colocarlas en otros lugares dañados, como los bigotes, las cejas, etc.

Trasplante capilar con fines estéticos

Después de 11 años más o menos en la década de los 50, llega a los Estados Unidos esta forma de trasplante y es el doctor Norman Orentreich, quien realiza un injerto capilar en 1952, mejorando la técnica. Orentreich utilizó tamaños de injerto de 4 milímetros, pero el procedimiento dejaba cicatrices muy evidentes.

En la década de los 90, surge un método de Trasplante de Unidad Folicular (FUT), donde se toman cabellos individuales o las unidades foliculares y se van implantando con una técnica muy delicada.

Así se continuó hasta el año 2003, donde surgió la cirugía Folicular Unit Extraction(FUE), la cuál ha sido exitosa y preferida por los efectos positivos que genera.

Actualmente las técnicas más comunes para trasplante capilar son FUE y FUSS.

El procedimiento de trasplante capilar. Solución efectiva y segura para la calvicie

En trasplante capilar, actualmente, se realiza de manera ambulatoria con una duración de entre cinco a seis horas.

Primero se anestesia la zona de la nuca que generalmente no presenta alopecia, se rasura para extraer los cabellos, uno a uno de forma milimétrica y exacta, para proceder a implantarlo. El procedimiento no deja cicatrices.

En la Clínica Villodres somos especialistas en microinjertos capilares. Con más de 30 años que lo avalan. Si quieres obtener asesoría sobre el tratamiento ideal para ti, contáctanos.