Malos hábitos que pueden afectar al resultado de un trasplante capilar

Los malos hábitos en un trasplante capilar pueden afectar todo el proceso natural que debe enfrentar el folículo para que se desarrolle adecuadamente. Lo ideal es una buena alimentación, descanso e hidratación para que el cabello esté saludable.

El trasplante capilar es uno de los tratamientos más demandados en la actualidad debido a que es una solución eficaz a la alopecia. Pero al contrario de lo que se puede pensar, la alopecia no solamente refiere a los hombres sino que las mujeres también tienen dicha problemática.

El tabaco y trasplantes capilares

El tabaco y trasplantes capilares son una de las cuestiones a abordar en quienes deciden llevar a cabo el tratamiento. El consumo del tabaco puede complicar el trasplante por las siguientes cuestiones:

– Incorrecta circulación. Es uno de los síntomas más destacados del consumo del tabaco.

– Perjudicial para la epidermis. El consumo de tabaco es perjudicial para la epidermis, por lo que puede ser contraproducente con respecto al tratamiento.

– Oxigenación inadecuada. El consumo del tabaco produce una oxigenación inadecuada por lo que no es aconsejable su consumo durante un trasplante capilar.

Sin duda, se deberá evitar el consumo del tabaco durante todo el proceso de trasplante para obtener óptimos resultados. Además, se considera que el tabaco es perjudicial para la salud en general, por lo que no es aconsejable su consumo durante cualquier etapa de la vida.

El alcohol y trasplante capilar

El alcohol y trasplante capilar no suelen ser una buena combinación, por lo que se aconseja no consumir dicha bebida durante el tratamiento. Lo ideal será tener una buena hidratación con agua. Especialistas en el sector recomiendan evitar tomar alcohol durante, al menos, 15 días de haberse realizado el tratamiento, lo cual puede ser ampliado según el paciente en cuestión.

¿Por qué evitar los malos hábitos en un trasplante capilar?

Los malos hábitos en un trasplante capilar pueden perjudicar notablemente todo el proceso de tratamiento y revertir el crecimiento progresivo del folículo piloso. Cuando se establecen hábitos saludables la tasa de supervivencia del folículo es mayor, por lo que es aconsejable tener una buena alimentación para que los nutrientes ayuden al crecimiento capilar.

En líneas generales, es válido destacar que para conservar un implante capilar en perfectas condiciones es aconsejable evitar los malos hábitos y mejorar la alimentación, el descanso, la hidratación y el ejercicio físico.