¿Es posible injertar pelo en zonas donde nunca lo hubo?

¿Es posible injertar pelo en zonas donde nunca lo hubo?

La única manera de que una zona en donde nunca hubo cabello deje de ser calva es por medio de un implante capilar. El procedimiento realiza el implante del bulbo piloso para que pueda crecer el cabello en un corto período de tiempo.

El bulbo se caracteriza por ser una zona del folículo piloso que genera el soporte para los vasos capilares, el canal folicular y las células que posteriormente serán cabello. En el bulbo se realizan todos los procesos necesarios para que las células se transformen en pelo, como por ejemplo, la alimentación, pigmentación y mitosis.

¿En qué consiste el implante capilar?

Se caracteriza por ser un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo por un especialista en una clínica de trasplante capilar y con anestesia local. Por lo que el paciente no sentirá dolor durante el procedimiento, pero sí es factible que suceda en el postoperatorio.

Algunas de las complicaciones más comunes que pueden aparecer luego de la realización del injerto capilar son: dolor, inflamación, infección y cicatrices en las zonas donantes del injerto capilar. Sin embargo, el paciente no deberá alarmarse debido a que es poco frecuente que ocurra.

En definitiva, es importante destacar que el trasplante capilar es la única forma de que haya cabello en un sector en donde nunca antes había habido. Para mantenerse saludable es importante que lleguen los nutrientes necesarios a través del torrente sanguíneo. En este sentido, la hidratación llega en forma de sangre y oxígeno, y los alimentos como proteínas vitaminas A, B y C además de minerales como hierro, silicio, zinc y magnesio, fundamentales para el crecimiento saludable del cabello.

Proceso de implantación del cabello

El proceso de implantación de cabello en una clínica de trasplante capilar es simple, pero se deberán respetar ciertos cuidados. En este sentido, es válido destacar que todo el proceso es llevado a cabo por un profesional experimentado, para obtener óptimos resultados.

Cuando el paciente tiene una alopecia muy extendida se suele extraer pelo propio. Así se garantiza el éxito el injerto capilar. A dicha técnica se la denomina Body Hair Transplant (BHT) y está muy vigente en la actualidad.

Este tipo de procedimientos se caracterizan porque las unidades foliculares empleadas en el injerto proceden de diferentes zonas del cuerpo del paciente, como puede ser el torso, la espalda o la barba. Se analizan las zonas donantes del injerto capilar, para elegir la más conveniente.