Mujer y alopecia androgénica

Mujer y alopecia androgénica

La alopecia androgénica en las mujeres, se considera uno de los tipos más habituales de alopecia femenina. Esta enfermedad la puede padecer aproximadamente el 25% de las mujeres a lo largo de su vida, un porcentaje bastante elevado.

¿Cuándo puede aparecer?

En primer lugar decir que la alopecia androgénica se produce por causa genética o multifactorial. Si vemos que aparece anteriormente a la menopausia, le llamaremos alopecia androgénica precoz, y si, por lo contrario aparece posteriormente a la menopausia, le denominaremos alopecia androgénica tardía.

En las mujeres, la aparición de la alopecia androgénica puede estar relacionada con que tengamos déficits de vitaminas, anorexia nerviosa, trastornos hormonales, enfermedades concomitantes, tumores suprarrenales y ováricos.

Un factor clave para darnos cuenta de que podemos tener alopecia, es la pérdida de pelo. En las mujeres, las zonas en que podemos ver esta falta de pelo es en la zona frontal, central y parietal . Pero si no actuamos a tiempo, puede que a medida que vayan pasando los años, tengamos una pérdida de cabello en la zona superior.

La alopecia androgénica la podemos clasificar en 3 grados:

– Grado 1: el más leve
– Grado 2: moderado
– Grado 3: el más grave

Tratamientos posibles frente la alopecia androgénica

Cuando una mujer se somete a un tratamiento, el objetivo principal es frenar la alopecia. Desgraciadamente, hoy en día, no existe un tratamiento específico para poder frenar la alopecia androgénica, pero sí que existen diferentes terapias para conseguir frenar y obtener los resultados esperados. Dependiendo del grado de alopecia de la paciente, el tratamiento durará un tiempo u otro.

Fármacos antiandrógenos: Dutasterida, Finasterida. La función de estos dos medicamentos es actuar en la raíz folicular y de esta forma, frenan la alopecia. Tanto uno como otro, se toman en formato pastilla.

Minoxidil:
Tópico: en este caso, este medicamento se emplea en la zona dañada por la alopecia, mediante un líquido o
espuma. Lo que hace es que el cabello se ponga más grueso.
Oral: el minoxidil oral tiene mejor función que el tópico, y en este caso, el medicamento se trata de una
pastilla. Tratamiento de largo plazo y se pueden combinar.

Microinyecciones de dutasterida: consiste en inyectar una molécula del antiandrógeno en el cuero cabelludo para así llegar directamente a la raíz folicular. Para realizar este tratamiento se utiliza anestesia. Normalmente, los pacientes hacen entre 2 a 4 sesiones anuales.

Plasma rico en plaquetas: por último, decir que estamos hablando de la extracción de sangre, como si fuera un análisis de sangre, y se extrae la parte con factores de crecimiento procedentes de las plaquetas. Después, se inyecta en el cuero cabelludo.

Una vez realizado cualquier de los tratamientos esmentados, el resultado será que va obtener un aumento de la densidad de su cabello y en otros casos, el cabello pasará de un estado fino a más grueso.

Si estás pasando por un proceso semejante y buscas una solución, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.