¿Existen champús contra la caída del cabello?

¿Existen champús contra la caída del cabello?

En el mercado dermatológico se pueden encontrar innumerables productos, como champús, lociones y aceites, y que afirman ser eficaces contra la caída del cabello, pero ¿qué tan cierta es esa afirmación?

Cuando se empieza a producir la pérdida capilar, antes de comprar un producto, lo primero que hay que identificar es el porqué, ya que existen más de 100 tipos diferentes de alopecia. Las causas más comunes de la caída de pelo (la alopecia androgénica y el efluvio telógeno), son los procesos en los que se ve afectada la raíz folicular. Esto es por el mero hecho de que dicha raíz es una estructura del folículo que se encuentra a 3 – 4 milímetros por debajo de la piel del cuero cabelludo.

Respecto a si es perjudicial utilizar cualquier cosmético (champú, laca, tinte, gomina) lo cierto es que no penetra lo suficiente hasta la propia raíz folicular como para ejercer ese efecto; ante este tipo de signos, lo más recomendable antes de utilizar un champú anticaída o cualquier otro tratamiento, sería acudir a un dermatólogo para que valore el problema del paciente y con ello le pueda aconsejar el mejor tratamiento.

Por eso, es importante que un especialista valore el motivo de la caída capilar. Aunque un champú anticaída, de primeras, puede no servir para frenar la alopecia, como complemento a la utilización de otros tratamientos orales o tópicos, sí puede ser útil.

Lo más efectivo para tratar la caída del pelo son los tratamientos orales, que podemos acompañar de los champús anticaída. Para que esto sea lo más efectivo posible conviene exfoliar el cuero cabelludo y dejar actuar el champú entre 2 – 3 minutos.
La mayoría de los champús anticaída pueden secar el pelo o ser más agresivos sobre el cuero cabelludo, por eso se suele recomendar alternar con champús más neutros y delicados.

Los principales problemas residen en que “el champú” como tal, es un producto que está poco en contacto con el pelo y menos con el cuero cabelludo. Esto resulta más complicado de lo que parece, ya que es muy difícil que los principios activos estimuladores penetren y lleguen directamente al folículo, con lo cual la efectividad está muy discutida.

Los champús pueden mejorar la cosmética y la calidad del folículo, pero no les podemos pedir que hagan que el pelo vuelva a crecer. Con lo que sí se puede reforzar el cabello es con los suplementos, y utilizar productos que mejoren la densidad y la salud del propio pelo.

Para más información sobre qué proceso, es el que más le conviene no dude en ponerse en contacto con nosotros.