Archivos mensuales: junio 2022

Principales signos que muestran alopecia

Principales signos que muestran alopecia

De manera habitual, todos los seres humanos perdemos de 50 a 150 cabellos diariamente. Cuando esta cifra es superior, podríamos estar hablando de un problema de alopecia. Normalmente, esta se asocia únicamente a la zona del cuero cabelludo, pero realmente puede afectar en todas las zonas del cuerpo en las que exista pelo: pestañas, axilas, barba, etc. Aunque suele afectar más a los hombres, también ocurre en mujeres. Además, puede ser temporal o permanente, dependiendo de las causas que la provoquen.

Tipos de alopecia

Hay diferentes tipos de alopecia, dependiendo del motivo concreto que la cause. Algunos de estos tipos son:

-Alopecia androgénica: Este tipo de alopecia es la más habitual entre la población masculina y es hereditaria. Es causado por la disminución de la actividad del folículo piloso, lo que provoca que el cabello se vaya debilitando cada vez más hasta que termina por desaparecer.

-Alopecia difusa: Los cambios hormonales derivados del embarazo, menopausia o problemas en las tiroides, por ejemplo, pueden derivar a la pérdida de cabello. Las afecciones médicas y el consumo de fármacos también pueden afectar.

-Alopecia areata: En este caso, los nervios o la ansiedad son los que provocan la pérdida de cabello.

-Alopecia traumática: Este tipo viene generado por el hecho de llevar peinados muy tirantes, desencadenado así en una pérdida de cabello por tracción. El uso de tratamientos agresivos para el cabello en los que se hace uso de productos químicos dañinos para el cuero cabelludo, también puede provocar una lesión en este y que por lo tanto, se caiga el cabello.

Además, los hábitos de vida y la alimentación están directamente relacionados con la salud capilar, por lo que si fumas y no cuidas tu alimentación, tienes más probabilidades de sufrir alopecia.

Síntomas de alopecia

Existen diferentes signos o síntomas que indican alopecia en el cuerpo cabelludo. A continuación exponemos algunos de ellos:

-Pérdida gradual de cabello: Se trata del síntoma más evidente, aunque es necesario perder un alto porcentaje de masa capilar para que puedas notar la alopecia. En el caso de los hombres, van perdiendo cabello desde la línea de la frente hacia atrás, o en la zona de la coronilla. En cambio, a las mujeres les afecta de manera diferente; van sufriendo un estrechamiento del cabello en sí, de manera que se debilita y acaba cayendo sobre todo de la parte superior de la cabeza.

Otros síntomas que también pueden alertar, son el encontrar gran cantidad de cabellos en almohada, peine o toallas, un exceso de caspa o grasa capilar, molestias y/o picores en el cuero cabelludo, calvicie en barba o cejas, pérdida de cabello a una edad temprana,etc.

Si necesitas que te hagamos un estudio para poder obtener un diagnóstico, no dudes en ponerte en contacto con nosotros nuestra web.

Ceras y gominas ¿son realmente perjudiciales para el cabello?

Ceras y gominas ¿son realmente perjudiciales para el cabello?

Tanto la cera como la gomina son los aliados perfectos a la hora de domar un cabello rebelde o de realizar un peinado para mantener la forma deseada.Y es que últimamente a vuelto a ser tendencia. En el artículo de hoy explicaremos sus pros y sus contras para hacer un uso adecuado de ellas.

Las diferentes marcas de ceras y gominas aseguran que aportan hidratación y brillo al cabello. Además, según expertos en salud capilar, estas no son las culpables de la caída del cabello directamente, ya que no tienen la capacidad de penetrar en el cuero cabelludo, pero, ¿es realmente cierta toda esta información?

Diferencias entre las ceras y la gomina

Es cierto que existen diferencias entre el uso de gomina y el uso de cera, ya que cada una está compuesta por productos diferentes.

En el caso de la gomina, está compuesta mayoritariamente por alcohol y polímeros de acrilato, por lo que su uso continuado puede desencadenar en problemas en nuestra salud capilar. Algunos de estos son:

Deshidratación: como es bien sabido, el alcohol deshidrata. Por lo tanto, hace que el pelo pierda humedad y este se reseque. Esto provoca también que el cuero cabelludo esté más seco y el cabello se debilite.

Aparición de caspa: a raíz de la desnutrición del cuero cabelludo, aparece caspa acompañada de picores, irritación, etc. El hecho de que la gomina tapone los folículos pilosos también hace que el sebo no pueda expulsarse y puede provocar una inflamación del cuero cabelludo o dermatitis seborreica.

Caída de cabello: debido a que el pelo se debilita, este se rompe con más facilidad y se vuelve más propenso a la caída.

Otros efectos negativos del uso continuado de gomina son la decoloración del cabello, la apertura de puntas, etc. Además, una mala aplicación de la gomina puede dar lugar a una imagen negativa del cabello con aspecto sucio y sin brillo.

Consejos para cuidar el cabello

Para evitar maltratar el cabello y sufrir todos estos inconvenientes, existen una serie de consejos: usar gominas sin alcohol, hacer un uso de ella no frecuente y aplicar poco producto, lavar bien el pelo con jabón después de cada aplicación, no exponerse al sol, evitar no hacer deporte ya que obstruye los folículos pilosos y no permite la transpiración, etc. Además, la aplicación de mascarilla ayuda a mantener hidratado el cabello y contrarrestar los efectos de la gomina.

Se aconseja aplicar con el cabello húmedo, ya que de lo contrario puede no quedar bien extendida. Otro inconveniente es que no da opción de cambio de peinado, una vez aplicado, si deseas otro acabado, deberías lavar el pelo para poder modificarlo. El acabado que ofrece es brillante, con efecto húmedo, y con una fijación extrema.

En el caso de la cera, suele estar compuesta por ingredientes naturales, por lo que es más beneficiosa para el cabello. Su ingrediente principal es la glicerina, además de otros ingredientes con propiedades humectantes y antioxidantes. Se trata de un producto apto para todo tipo de cabellos ya que no provoca problemas capilares.

Su aplicación debe ser en cabello seco, ya que sobre cabello húmedo el resultado final no sería el deseado y costaría más retirarla. Ofrece un resultado brillante, suave y con movimiento, gracias a sus propiedades nutritivas. Además, es muy fácil de retirar ya que se elimina con un poco de agua y cepillado de cabello. En definitiva, el uso de ceras es mucho más saludable para tu cabello que el uso de gominas.

Para más información sobre soluciones a problemas capilares viene no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web.

Tipos de implantes capilares

Tipos de implantes capilares

Como ya sabemos, mucha gente recurre a hacerse un microinjerto y esto supone realizarse una intervención quirúrgica que puede ser una solución más avanzada para la correcta recuperación del cabello. Uno de los principales procesos consiste en recuperar el pelo perdido a través de un trasplante de otra zona del cuerpo de la propia persona , que se efectúa en tan solo unas horas, sin hospitalización y con anestesia local. Por ello hay distintas metodologías para proceder a esta operación, según el tipo de implante capilar, se realizan de diferente manera, aquí te explicamos los tipos y características de las que constan cada uno.

FUE, o Extracción de unidades foliculares

Esta técnica es una de las más avanzadas en cuanto a microinjertos se trata, la cual consiste en extraer folículos uno a uno o en pequeños grupos de 1 a 4, de una de las zonas pobladas del paciente, e insertarlos en la zona en que se padece la alopecia.
“Este tipo de cirugía es mínimamente invasiva, ya que se extraen estas unidades foliculares una a una de la zona donante del paciente, para posteriormente trasplantarlas, también de forma individual, a la zona receptora”.

Dependiendo de la alopecia que tenga el paciente, la zona repoblada necesitará una o varias sesiones, ya que en cada sesión se trasplantan unas 3.500 unidades folículares. Por eso se necesita que haya zonas ampliamente pobladas.

Este tipo de tratamiento no es apto para gente con calvicie total sino para alopecias con entradas o zonas medianas, cicatrices, cejas, barbas, etc.

Para realizar este tipo de implantes se requerirá anestesia local para evitar el dolor de las microincisiones y la intervención durará entre cuatro y ocho horas, dependiendo de la zona que se quiera cubrir y su tamaño.

En referencia a las ventajas y desventajas de esta técnica, encontramos:

Una rápida recuperación, que permite al paciente hacer vida normal una vez terminada la operación. Lo único es que requerirá de un tratamiento preventivo con antibióticos y analgésicos, en caso de que exista dolor permanente.

No deja cicatrices evidentes, o son casi imperceptibles.

No existe pérdida de sensibilidad los meses siguientes.

No es la mejor técnica para calvicies grandes o totales.

Es un proceso eficaz.

FUT o FUSS: Extracción de unidades foliculares con tira

Esta técnica, es más agresiva que la FUE, ya que consiste en extraer una tira de cuero cabelludo del paciente mediante corte quirúrgico para posteriormente, extraer mediante corte, las unidades foliculares de la tira. Esta tira suele medir entre unos 15 y 20 centímetros y los pequeños fragmentos o microunidades foliculares contienen entre 1 y 4 pelos.

Posteriormente, estas unidades foliculares serán implantadas en las áreas alopécicas.
Para este tipo de intervención se requiere anestesia local también.

Por otro lado, esta operación dejará una cicatriz más o menos evidente en la región occipital que se podrá ir disimulando con el crecimiento progresivo del pelo del paciente; este proceso en total puede durar unas 4 horas, y después de la intervención, el paciente deberá volver al cabo de dos semanas para quitarse los puntos.

Esta técnica está indicada sobre todo para gente con caso de alopecia de grandes extensiones y en algunos casos puede complementarse con alguna sesión de FUE ( Extracción de unidades foliculares).
En cada sesión se insertan unos 3.000 unidades foliculares, y se podrían requerir varias sesiones para lograr el efecto deseado en el paciente.

Debido a estos inconvenientes, se realiza mucho menos que el trasplante capilar con técnica FUE. Respecto a eso, sus ventajas y desventajas de esta técnica son:

Se obtiene un número elevado de injertos en una sola sesión.

Coste menor.

Se evitan muchas cicatrices.

Es apto para la mayoría de personas, aunque tengan grandes alopecias.

El postoperatorio es un poco más largo y molesto. Se prescribe utilizar antibióticos por mera precaución y analgesicos en caso de que sea necesario.

Puede producir falta de sensibilidad en la zona tratada, sensación que pasados unos meses desaparece.

En cuanto a efectividad se refiere, no hay una técnica mejor que otra. Lo único que varía es la forma de extracción de las unidades foliculares de la zona del donante, pero el resultado puede ser el mismo con ambas técnicas dependiendo de la experiencia que tenga el cirujano capilar.
En ambas técnicas, el cabello injertado se va cayendo poco tiempo después y da paso al crecimiento de pelo nuevo, por lo que el resultado definitivo se va pasados unos meses.
También es recomendable para los pacientes que se hayan realizado el injerto, tomen algunas precauciones, como evitar el sol o no bañarse en playas y piscinas durante unos días después de la operación.

Si quieres seguir informándote sobre nuestras técnicas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.