Ceras y gominas ¿son realmente perjudiciales para el cabello?

Ceras y gominas ¿son realmente perjudiciales para el cabello?

Tanto la cera como la gomina son los aliados perfectos a la hora de domar un cabello rebelde o de realizar un peinado para mantener la forma deseada.Y es que últimamente a vuelto a ser tendencia. En el artículo de hoy explicaremos sus pros y sus contras para hacer un uso adecuado de ellas.

Las diferentes marcas de ceras y gominas aseguran que aportan hidratación y brillo al cabello. Además, según expertos en salud capilar, estas no son las culpables de la caída del cabello directamente, ya que no tienen la capacidad de penetrar en el cuero cabelludo, pero, ¿es realmente cierta toda esta información?

Diferencias entre las ceras y la gomina

Es cierto que existen diferencias entre el uso de gomina y el uso de cera, ya que cada una está compuesta por productos diferentes.

En el caso de la gomina, está compuesta mayoritariamente por alcohol y polímeros de acrilato, por lo que su uso continuado puede desencadenar en problemas en nuestra salud capilar. Algunos de estos son:

Deshidratación: como es bien sabido, el alcohol deshidrata. Por lo tanto, hace que el pelo pierda humedad y este se reseque. Esto provoca también que el cuero cabelludo esté más seco y el cabello se debilite.

Aparición de caspa: a raíz de la desnutrición del cuero cabelludo, aparece caspa acompañada de picores, irritación, etc. El hecho de que la gomina tapone los folículos pilosos también hace que el sebo no pueda expulsarse y puede provocar una inflamación del cuero cabelludo o dermatitis seborreica.

Caída de cabello: debido a que el pelo se debilita, este se rompe con más facilidad y se vuelve más propenso a la caída.

Otros efectos negativos del uso continuado de gomina son la decoloración del cabello, la apertura de puntas, etc. Además, una mala aplicación de la gomina puede dar lugar a una imagen negativa del cabello con aspecto sucio y sin brillo.

Consejos para cuidar el cabello

Para evitar maltratar el cabello y sufrir todos estos inconvenientes, existen una serie de consejos: usar gominas sin alcohol, hacer un uso de ella no frecuente y aplicar poco producto, lavar bien el pelo con jabón después de cada aplicación, no exponerse al sol, evitar no hacer deporte ya que obstruye los folículos pilosos y no permite la transpiración, etc. Además, la aplicación de mascarilla ayuda a mantener hidratado el cabello y contrarrestar los efectos de la gomina.

Se aconseja aplicar con el cabello húmedo, ya que de lo contrario puede no quedar bien extendida. Otro inconveniente es que no da opción de cambio de peinado, una vez aplicado, si deseas otro acabado, deberías lavar el pelo para poder modificarlo. El acabado que ofrece es brillante, con efecto húmedo, y con una fijación extrema.

En el caso de la cera, suele estar compuesta por ingredientes naturales, por lo que es más beneficiosa para el cabello. Su ingrediente principal es la glicerina, además de otros ingredientes con propiedades humectantes y antioxidantes. Se trata de un producto apto para todo tipo de cabellos ya que no provoca problemas capilares.

Su aplicación debe ser en cabello seco, ya que sobre cabello húmedo el resultado final no sería el deseado y costaría más retirarla. Ofrece un resultado brillante, suave y con movimiento, gracias a sus propiedades nutritivas. Además, es muy fácil de retirar ya que se elimina con un poco de agua y cepillado de cabello. En definitiva, el uso de ceras es mucho más saludable para tu cabello que el uso de gominas.

Para más información sobre soluciones a problemas capilares viene no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web.